Registrarse

¿Los gatos pueden comer chocolate? ¿Es malo para ellos?

¿Los gatos pueden comer chocolate? ¿Es malo para ellos?

Si tienes un gato como mascota, seguro que ya te has dado cuenta de lo importante que es cuidar su dieta para que el animal esté bien de salud. Más allá de su alimentación habitual, hay determinados alimentos «de humanos» que puedes ofrecerle de manera ocasional a modo de premio por su buen comportamiento. Pues bien, si estás pensando en darle a tu gato chocolate, debes saber que no es una buena idea porque los felinos no tienen las enzimas necesarias para digerir la cafeína y la teobromina.

Por lo tanto, el chocolate puede provocar una intoxicación en los mininos, más o menos grave en función del grado de pureza del cacao y de la cantidad que hayan ingerido. Por lo tanto, naa de darle chocolate al gato.

Pero, ¿ocurre algo si el animal come un poco de chocolate de forma accidental? Lo más probable es que, si el animal toma este alimento sin que tú te des cuenta, lo haga en pequeñas cantidades, así que lo más seguro es que sufra complicaciones en el aparato digestivo, con síntomas como diarrea o naúseas. Para que el chocolate resulte letal, necesitaría haber ingerido 200 miligramos por kilo.

Síntomas de intoxicación por chocolate en gatos

Que los gatos no sufran complicaciones de carácter grave por comer chocolate no significa que no pase nada. Debes prestar especial atención al estado de salud de tu mascota porque los síntomas no aparecen de manera inmediata tras la ingesta, sino que lo hacen varias horas después.

Lo primero que te llamará la atención es que el gato empieza a beber agua de forma compulsiva y repetitiva. Además, también comienza a orinar con una frecuencia excesiva. Otros síntomas frecuentes son la diarrea y el vómito ya que el organismo trata de expulsar el chocolate.

Si el gato ha tomado mucho chocolate, pueden presentarse signos más graves, como convulsiones, temblores o taquicardia. En este caso, debes llevar al animal al veterinario a la mayor brevedad posible. Lo más seguro es que el gato tenga que ser sometido a un lavado tóxico.

Lo mejor siempre es consultar con un profesional sobre qué hacer. Aunque la cantidad que haya ingerido sea mínimo, puedes llamar por teléfono a la consulta veterinaria para que te digan cómo debes actuar.

Fuente: Ir a la noticia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta